Una Feria más, un año más. Comida con los amigos y vuelta a lo obligatorio,… los mojitos, los miguelitos,… la tarde por los redondeles. Al final es todos los años lo mismo, pero al final también es un día con los amigos que no cambio por nada, y que ninguno aquí queremos dejar pasar.

La calma de juntarnos todos y hablar un rato antes de entrar en recinto ferial y ya no poder hablar salvo a gritos dejando pasar esa calma tranquila de la comida a la euforia de cruzarte con varios miles de personas que se amontonan bajo la música sincronizada de los distintos sitios de comida y bebida. Y lo mejor de todo es que entre todos esos miles de personas con los que me he cruzado he visto a seis amigos de hace mucho tiempo, unos abrazos y preguntas por el tiempo pasado, la escusa para volver a vernos.

Es todos los años lo mismo, y cada año son unos amigos distintos que hacía mucho tiempo que no veía, así se va entendiendo mejor ese ansia autóctona de que vuelva la Feria. Esa es su grandeza, algo muy simple, un día con los amigos y reencontrarte con otros,… es grande.

Y al margen de todo esto, ya tengo claro que a las 20:30 tenemos la puesta de sol, y llevaba viendo toda la tarde unas nubecitas que iban a pintar de rojo el cielo,…. así que era cuestión de esperar, encontrar el punto y hacerlo. Esperando a que la luz tuviera el punto justo de contraste y subexponiendo se dramatizan los colores y aparece el contraste con las lamparitas.

Por lo demás apenas unos realces sencillos en el propio revelado. Nada más.

Espero que os guste.

3 Respuestas a “Feria 2017”
  1. Astun dice:

    Pues tú lo has dicho Majo, los amigos, los miguelitos, el bocata de morcilla y poco más… Un abrazo

  2. AMoral dice:

    Te coinciden con las de Aranda…, difícil elección.
    Un abrazo majo…

  3. Ängel dice:

    precioso, artista!

  4.  
Deja una Respuesta