Es una foto de manual, la que siempre hay que hacer y tener claro como se hace,… pero que por una u otra causa no hacemos y la verdad es que los resultados son ciertamente “vistosos”. El único secreto es dejar que el agua corra y el entorno permanezca.

Habitualmente se utiliza un trípode y se habilitan tiempos de exposición altos de esta manera el entorno permanece nítido, en este caso las piedras, y el agua se difumina ya que mientras se mueve deja la sensación de movimiento. Así el mientras el agua corre,… las piedras se hacen lentas.

8 Respuestas a “Piedras Lentas I”
  1. Ángel dice:

    Me encanta lo de las “piedras lentas”, te estás volviendo poeta y luego ya verás…Preciosa la foto!
    Oye, que cuando quieras quedamos para ir a ver a Flora.
    Un abrazo grande

  2. Astun dice:

    Guti, que has vuelto a sorprenderme. ¡Es una pasada de foto! Felicidades again.
    Besos

  3. Tere dice:

    Muy bonita,
    besicos
    Tere

  4. EstheR dice:

    Es muy bonitaaaaaaaaaaaaaaaaaa y el colorido fabuloso.
    En un país, sin que importe demasiado cuál, vivía un niño, o niña, tampoco tiene la más mínima importancia, en una casa de montaña y cerca de la misma existía un arroyo al cual acudía de vez en cuando a jugar, a lanzar piedras, a saltar o a bañarse con sus amigos.Eran tiempos sin prisa donde cada momento era independiente de los anteriores y de los siguientes. El niño y el arroyo transcurrían sin prisa por el paisaje.Creció el niño y se fue haciendo mayor. Empezó a experimentar inquietud por ver dónde empezaba y acababa el arroyo y solía correr por las orillas del mismo hasta el nacedero donde empezaba y hasta el río grande donde acababa.Siguió creciendo y llegó a una cierta madurez. Sus cabello empezaron a escasear y las preocupaciones, los trabajos (tenía que llevar cosas de las huertas hasta el final del arroyo), las gentes que con él vivían le mantenían ocupado y preocupado.Trataba de disfrutar del arroyo mientras caminaba, pero el río seguía su curso imperturbable. Le hubiera gustado sentarse en cualquier recodo, sobre cualquier piedra, pero las obligaciones le impedían el parar, debía continuar hasta el final y acabar sus obligaciones.Solía llevar a su nieto pequeño en alguno de sus paseos y sonreía bajo la sombra de algún roble, mientras el pequeño lanzaba piedras.Un día le pidió que estuviera tranquilo, que la prisa no les iba a hacer ganar tiempo. De repente, le pareció que el arroyo se detenía, que dejaba de correr. Encontró una lágrima en los ojos de su hijo y de su nieto. No veía ya el arroyo.

    Ese día volvieron solos a casa nieto e hijo. El abuelo se había fundido en el arroyo que, como siempre, continuaba con su eterno transcurrir, entre los montes, hacia otro río.

    Un beso muy grande

  5. José G. dice:

    Para ti será de manual, pero a mi me ha dejado literalmente boquiabierto!!!!….ES UNA PASADA!!!

  6. Guti Guti dice:

    ANGEL: mira que si a estas alturas me hago poeta,… miedo tendría que daros,… jajajajajaja.

    ASTUN: gracias por tu apoyo chata,… me alegra saber que te van gustando.

    TERE: si que me parece bonita si.

    ESTHER: un poco triste o tétrico el cuento,… pero adecuado sin duda, gracias una vez más.

    JOSEG: te digo lo mismo que a Astun,… gracias por tu apoyo,…. es importante para mi que os gusten.

    Y como siempre,… ya sabéis,… que muchas gracias por venir y comentarme que os parecen las fotos.

    Besitos.

  7. AMoral dice:

    Esa foto es de las que me gustan a mi; manual. hay que hacer más de este tipo.

    Saludos

  8. Guti Guti dice:

    Hola majete:

    Pues si, todas tienen su “manualillo”, pero luego el procesado hace que la pueda expresar como yo quiero, y eso es lo que os ofrezco aquí,… realmente apretar y disparar lo hacemos todos,… pero esto es lo que yo veo y como os lo quiero enseñar, es un pasito más que el mero apretar y disparar.

    Gracias por pasarte y comentarme.

  9.  
Deja una Respuesta